Cartón lleno en Cambiemos-Catamarca, que el último apague la luz

0
6032

Por Juan Carlos Ledesma

Si el PRO-Cambiemos en la provincia de Catamarca tenia problemas con la aparición pública de quien fue Presidente de esta fuerza en la provincia Fernando Capdvila, con la supuesta llegada de Hugo Diamante ni nos queremos imaginar.

Es que muchos dirigentes están enojados por las permanentes apariciones en los distintos medios de comunicación de Fernando Capdevila, porque como nos aseguraron hace poco tiempo “le gusta la cámara más que a Nazarena Velez”, además que “habla sin saber y encima todos los catamarqueños lo relacionan con la estafa del estadio de fútbol” aseguró un dirigente con llegada a Casa Rosada.

Para colmo de males, ahora se supo que Hugo Diamante tiene intenciones de ser candidato, nada más ni nada menos que a Gobernador en el 2019 y esto ,como si el Ing. Guillermo Dalla Lasta, ministro de servicios públicos de catamarca mañana quiera ser intendente de catamarca, o Daniel Barros ministro de desarrollo social se quiera convertir y pasarse a las filas de la honestidad, un disparate, una locura total y absoluta.

El disparate, la desmesura y el desproposito de Diamante no tiene limites, lo que si, demuestra lo audaz que puede ser, aunque de ello ya dio muestras suficientes, ahora anda diciendo que habló con Macri personalmente y que este, le habría preguntado si estaba dispuesto a ir a una interna dentro del espacio del FCyS-Cambiemos.

“Macri me autorizó para comenzar a trabajar de cara a las elecciones para elegir el gobernador de Catamarca”, asegura Diamante a quien se le cruza y quiere escucharlo y agregó “voy a trabajar y a presentarme con el proyecto Catamarca para Pensar, Pensar para Catamarca”, aseveró Diamante.

Esta comedia, se cae a pedazos por si sola, no tiene fundamentos sólidos y los pocos que conocen a Diamante saben que se mueve entre las sombras, no suma absolutamente nada al partido de gobierno nacional, por lo que  descuenta que esto, es solo una expresión de deseo.

Usted se a comunicado con…

La verdad de todo, es que Diamante es coordinador en el ministerio de educación de la nación y además, el único contacto que tiene a nivel nacional es la del filósofo Alejandro Rozitchner de quien si es amigo personal, más de ahí no pasa, cuando llama por telefono a algún otro funcionario siempre el mensaje es el mismo “… usted se a comunicado con … luego del tono deje un mensaje”, lo demás es todo un delirio propio de quien vive en un mundo que no es tal, pero en el mundo de Diamante todo es posible.

Mientras tanto, Diamante sigue trabajando con la idea fija de ser candidato a gobernador de cambiemos en catamarca y pasadas las elecciones de octubre piensa largarse formalmente como candidato, hasta ahora esta él y solo él, pero cree que pueden sumarse muchos catamarqueños cuando vean la propuesta de trabajo, el tiempo dirá si esta en lo cierto o es una locura más de este pintoresco personaje que nos tiene acostumbrado a cada par de años a lanzar locuras, aunque hasta ahora, ninguna de la magnitud de ésta.

De todas maneras, nadie puede negarle que tiene condiciones y mucho ingenio para mover el avispero político que venía en baja luego de la telenovela Brizuela del Moral-Gomez, Además, que nadie puede negarle la participación dentro del FCyS-Cambiemos.

Trabajar por el cambio y la renovación, pero no a cualquier precio

Mucho se ha hablado de lo importante que es generar cambios de ideas, pensamientos, acciones y caras en los partidos y frentes políticos de cara a la renovación que deben vivir inexorablemente, pero no debe ser a cualquier precio, porque si algo retrasaría en calidad este recambio es justamente que cualquiera entre por la ventana.

En esta provincia pareciera que todo da igual, que da para todo y que, cualquiera puede ser ministro o hasta quiera ser candidato a gobernador, parece que la idea es querer, si hay condiciones y demostradas capacidades para ocupar los cargos y espacios que muchos ocupan y quieren ocupar, es lo de menos, total siempre hay uno que puede ser peor, Cartón lleno en Cambiemos-Catamarca, que el último apague la luz.