Encogimiento ideológico

0
485

Por Juan Carlos Ledesma 

Durante toda su historia, el Peronismo fue capaz de reinventarse y lograr, entre otras cosas, la generación y renovación de grandes mayorías con el fin de estar siempre en condiciones de pelear por el poder, y en este orden de ideas, ni siquiera los golpes cívico-militar más sangrientos pudieron hacer retroceder un ápice de esta idea al Peronismo más ortodoxo.

Durante 20 años el Peronismo de Catamarca vivió una persecución despiada, armada y diseñada por los mismos que participaron y fueron protagonistas institucional e ideologicamente del golpe cívico-militar del ´76 y que luego, ya en el ´91, como hecho paradójico y a través del voto de los ciudadanos volvieron a tener la posibilidad de estar en los mismos cargos que ocuparon por decisión de quienes ejercían el poder al margen de la ley y las instituciones, avasallando todos los derechos y desplegando una política de terrorismo de estado en todo el país, incluida Catamarca.

Durante esos 20 años, donde la sociedad le reservó la posibilidad de ser el principal partido de oposición, resistió a todos los embates y ofrecimientos que desde el FCyS les ofrecia para que se animaran a dar el salto, hubo de todo, muchos tiraron la honra a los perros y se vendieron al mejor postor,, eran muchachos blanditos de principios e ideologicamente y arreglaban por conchavos a la familia y/o a algunos de ellos que sin importarles nada se vendian por 20 monedas.

No eran épocas fáciles, no todos podían soportar la persecución que llevaban adelante desde el poder ejecutivo con la justicia como brazo y resorte de presión, para lograr la fragilidad, la miseria y el quebramiento de quienes profesaban la mística peronista.

Aún así, el Peronismo se mostró enérgico, macizo e imponente, lo que significó que la sociedad apostara en cada elección para controlar al FCyS que estaba en el poder por desuniones y faltas de acuerdos, pero aún en esta coyuntura, el Peronismo siempre revivía la posibilidad y la amenaza de volver al gobierno como por ejemplo en el ´99 con el ex gobernador Ramón Eduardo Saadi y luego en el 2003 con el gastronómico Luis Barrionuevo.

El encogimiento ideológico

Siempre, el Peronismo tuvo la tremenda capacidad de agrandar y ensanchar sus esquemas de poder territorial e ideológico con el pensamiento de estar siempre a la palestra y latente la posibilidad y la amenaza de volver a instalar en la casa de gobierno a un gobernador o gobernadora peronista.

Este hecho se dio luego de 20 años, ya en el 2011 y con la participación de todos los sectores políticos que fueron, son y serán peronistas, logrando así que Lucia Corpacci ganara la gobernación y Raúl Jalil la intendencia de la capital, bastión casi ineludible de los radicales Catamarqueños. Hoy a seis años de esa increíble gesta se comienza a vivir el encogimiento ideológico del peronismo en Catamarca, prescindiendo de actores y espacios políticos que deberían ser ineludiblemente parte de la preservación del peronismo en el gobierno a costa de las criticas y la revisión de hechos y acciones que puedan perjudicar al pueblo de Catamarca.

El gobierno debe dejar de lado el encogimiento ideológico para poner todas sus fuerzas en hacer todo lo contrario, buscar el ensanchamiento y el crecimiento al incorporar de manera rápida y eficiente todos aquellos que a lo largo y ancho de la provincia están afuera.

El perfil de provincia, una tarea de todos

Hoy más que nunca, Catamarca necesita de un profundo debate de las políticas publicas que se deben implementar por ejemplo sobre la generación y conservación de empleo privado, o como salir del último lugar en el que nos encontramos en la educación de nuestros niños, adolescentes y jóvenes, o que perfil de provincia le vamos a imprimir, porque todavía no sabemos si somos ganadera o minera, si apostamos al cultivo de la vid y el olivo o la fruta y la verdura o el tejido en telar de piezas de alpaca, llama, vicuña y oveja.

Sea cual fuere el camino que tomemos, debemos hacerlo de manera urgente para garantizar el éxito de las mismas, porque deben ser a largo plazo y consensuada entre todos.

En contrapartida, se elige a verdugos del peronismo

Este gobierno a dejado de ser progresista y se esta encaminando con todas sus acciones para convertirse en un gobierno meramente conservador, llevando a ex funcionarios del FCyS sin ningún fundamento serio que habilite tales designaciones y dejando de lado a hombres, mujeres y jóvenes que desde hace muchísimos años fueron capaces de mantener con mucha hidalguía, mística y lealtad la llama del peronismo más viva que nunca.

Sin ninguna duda, que nadie sabe a ciencia cierta si esta es una acción dirigida, programada y orientada a darle un rol ideológico distinto al que tuvo en sus inicios el FJPV y por historia tiene el Peronismo, pero en lo que si estamos de acuerdo es que de continuar por este camino al filo de la cornisa hace peligrar cosas importantes, que quizás hoy no se visualizen y no aparezcan como peligro, pero al igualar ideologicamente al Peronismo con el FCyS, la sociedad puede ver el vacío ideológico y de representación y con ello, buscar por otros horizontes, una alternativa para elegir en las elecciones donde se juegue por el poder.