La prostitución de la política

0
1091

Por Juan Carlos Ledesma

La actividad de política desde hace muchos años viene sufriendo un enorme desgaste, producida por los mismos dirigentes que desde adentro atentan permanentemente contra la misma política, generando un descreimiento elefantíasico.

Desde hace muchos años que los dirigentes políticos de los distintos partidos y frentes electorales se prostituyen al mejor postor y así vemos como se pasan de un lado para el otro, pero siempre siendo oficialistas.

Así como la profesión de la prostitución es el trabajo más viejo de la humanidad y que consiste en que una persona que tiene relaciones sexuales a cambio de dinero, en la política, algunos dirigentes políticos tiene en el saco el signo $ con el monto de cuanto es el costo de pasarse de un lado al otro sin ningún miramiento.

Saltimbanquis

Estos famosos saltimbanquis de la política son por todos conocidos y a nadie ya le sorprende, pero si indigna y genera mucha bronca, porque dejan al descubierto que no estan por convicciones ni lealtad y que el proyecto partidario y colectivo fue una enorme mentira para trepar en cargos a costa del trabajo de los militantes de cada uno de los partidos políticos para posicionarse y cobrar suculentos sueldos.

Saltan de un lado para el otro, un día dicen ser radicales, al otro día peronistas de pura cepa y al otro día fundadores del PRO sin siquiera ponerse colorados.

La cosa es estar siempre al calor del poder y en pleno ejercicio del poder para poder acomodarse no solo ellos, sino a sus amigos y sobre todo a sus familiares y de paso a sus amantes.

Las convicciones y los ideales si se negocian

Como dijimos anteriormente, las convicciones y los ideales son totalmente negociables, solo hay que hablar de un precio, de que cargos estamos hablando y para cuantos, lo demás no importa.

Estos sachas dirigentes políticos se degradan perdiendo los valores humanos, mas pierden los principios y más degeneran sus ideales, ( si es que los tuvieron alguna vez).

Esta prostitución política es la actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones con diferentes partidos a cambio de dinero o prebendas oscuras y es evidente que para los políticos que ostentan el poder el objetivo es ganar las elecciones y mantenerse en el poder sin importar nada, porque el fin justifica los medios.

La política no es mala

Muchas veces escuchamos que la sociedad, cansada de vivir las injusticias que muchos dirigentes políticos les hace vivir y sufrir expresa de manera incorrecta “la política es sucia, es mala” y la verdad que es una expresión que esta muy alejada de la realidad, porque la política es una de las actividades más lindas y nobles, que trabaja para lograr la igualdad y las mejoras de la calidad de vida de los ciudadanos.

Pero como en toda actividad hay muchos ladrones y estafadores que se meten en la política para justamente robar y estafar, por ello, no hay que equivocarse y ensuciar a la política, sino que hay que personalizar con nombre y apellido para que queden en evidencia y no sigan tratándonos como estúpidos.

En esta misma columna ya hemos identificados a muchos ladrones y estafadores y en el día de ayer informábamos de dos dirigentes que fueron electos por un partido y frente hace dos años y hoy ya trabajan descaradamente por otro frente, pero hay más y vamos a seguir deschavandolos.