Jalil busca eliminar la obligatoriedad de las PASO

COLUMNA DE OPINIÓN 05 de octubre de 2022 Por Juan Carlos Ledesma
El gobernador de la provincia Raúl Jalil va a enviar un proyecto para eliminar la obligatoriedad de las elecciones PASO, para que el partido o frente electoral que quiera evitar hacer la elección va a poder evitarla; el objetivo es que la mesa chiquita del Frente de Todos lo proclame candidato a la reelección sin que nadie se atreva o se haga el loquito y quiera competirle.

Por Juan Carlos Ledesma  (*)

wze5neHM_400x400

El primer mandatario provincial Raúl Jalil cada día está más preocupado por los números de las encuestas que le dan muy mal y ya no sabe que hacer para remontar esa estrepitosa caída, por lo pronto un asesor le aconsejó enviar un proyecto a la legislatura provincial para eliminar la obligatoriedad de realizar las PASO y de ésta manera evitar que algún dirigente/a se atreva a querer que todos los candidatos del Frente de Todos salgan de las elecciones PASO, la excusa es el dinero que se gasta, Vaya paradoja, porque si evitara viajar tanto y con tanta cantidad de invitados que nada tienen que hacer en dichos viajes la provincia se ahorraría muchísima plata.

Jalil sabe que de concretarse esa idea de algunos que todos los candidatos salgan de la elección PASO él no podría ganarle al intendente de la Capital Gustavo Saadi quien lo dobla en todas las encuestas y peor aún si la candidata fuera la ex gobernadora y actual senadora nacional Lucia Corpacci donde perdería por nocaut, boxísticamente hablando.

Por ello, apuesta fuerte al diálogo entre el intendente de la Capital Saadi, la senadora nacional y presidenta del partido justicialista Corpacci y él mismo para que en las principales categorías salgan todos por consenso, aunque a él solo le interesa que la candidatura a gobernador se resuelva de esa manera y que el elegido sea él, lo demás lo entrega todo como lo hizo en anteriores oportunidades.

Pero nada es tan sencillo

En el oficialismo muchos temen perder el gobierno y por ello nada es sencillo, para colmo de males Jalil no cambia de actitud y sigue firme como rulo de estatua lo que provoca el enojo, la bronca y la indignación en la sociedad.

A nadie le escapa que Jalil no es político y como buen empresario que es marca una estrategia y la sigue al pie del cañón porque en la parte privada es dueño del dinero que se invierte y en ese terreno se mueve bien, las pruebas están a la vista, pero en la política a demostrado que nada entiende y comete yerros por doquier algunos muy amateur y a diferencia de la parte privada los dineros son públicos y son de todos los catamarqueños. 

Incluso para dentro del gobierno tampoco están bien las cosas

Cuenta un ministro que el gobernador ya tiene todos los días discusiones con casi todos los ministros y eso genera incertidumbre por un lado y rechazo de querer ir a verlo para hablar de sus tareas especificas por ello,  dio expresas instrucciones a seguridad que ningún secretario de ninguna área se aparezca por su despacho en casa de gobierno salvo que él los convoque, porque él solo habla con los ministros, pero claro, ninguno quiere ir para que lo reten.

El desconcierto y la falta de rumbo del gobierno de la provincia ya es muy notorio y nadie es mago como para cambiar esa idea de los catamarqueños, además porque Jalil no se deja ayudar por la política y él hace las veces de ministro de salud, economía, seguridad, educación, producción etc etc.

Como nene caprichoso

El primer mandatario provincial solo quiere ser gobernador 4 años más y como nene caprichoso o dueño de la pelota se juega cuando él tiene ganas o quiere y así es muy difícil asegura una fuente muy cercana a Jalil "cuando ésta de buen humor gestiona, trabajamos tranquilos y las cosas salen bien" y agregó "pero cuando esta de mal humor no lo aguanta nadie, hasta los mozos salen despavoridos".

Todavía la fecha de elecciones no esta en un cien por ciento definida si va a ser en Marzo u Octubre y eso solo depende de él, por eso quiere ver como termina arreglando con Corpacci y Saadi y de ahí va a definir la conveniencia no no de hacerla en cualquiera de esas dos fechas que tiene.

Si bien es cierto que Jalil se comprometió con Wado de Pedro a realizar las elecciones de manera conjunta y antes de viajar a Estados Unidos con los gobernadores del norte grande se lo aseguró al propio presidente Alberto Fernández nadie confía mucho porque demostró no tener palabra.

Así las cosas, el oficialismo navega entre el capricho de Jalil que no mide y quiere ser a toda costa reelecto y la fuerte necesidad de que quien vaya garantice el triunfo y la retención del gobierno en manos del Frente de Todos.

(*) Conductor de los programas de radio y audiovisual Santo y Pecador

Te puede interesar