Trabajo conjunto para generar buenas prácticas en áreas protegidas en la Puna

0
66
Se analizó la elaboración de un protocolo que se utilizaría en toda actividad productiva desarrollada en la zona. Esto se sumará a la tarea que la Secretaría de Minería realiza en materia ambiental y de integración con las comunidades originarias desde hace tiempo.

Autoridades y funcionarios de Minería y Ambiente se reunieron con integrantes de la fundación YUCHAN representada por Patricia Marconi y su vicepresidente, Ricardo Clarc.

El encuentro giro en torno en avanzar en un protocolo de buenas prácticas para la toda la zona protegida de la Puna catamarqueña, donde se desarrollan actividades productivas como la minería, el turismo y el agro pastoreo.

“Tenemos un interés particular del sitio RAMSA, lagunas alto andinas y puneñas de Catamarca, que es un área protegida de categoría internacional -fundamentalmente por la biodiversidad de aves, por el extraordinario paisaje de lagunas y salares- que en el año 2009 fue designado dentro de la lista de humedales de importancia internacional a solicitud de Catamarca. Con la fundación estamos trabajando desde hace 20 años en la zona, estudiando al flamenco, en ecología de aves, en ecología de humedales. Detectamos la importancia del sitio, tema compartido por las autoridades provinciales y se concretó la primera etapa”, comentó Marconi.

El trabajo conjunto con la Secretaría de Minería se debe a que “es un área muy importante desde el punto de vista minero y en este momento en que se da un gran desarrollo de la actividad minera nos interesa articular con la Secretaría para que esta actividad se desarrolle de la mejor manera, con los menores impactos posibles e inculcar una cultura de buenas prácticas, tanto en la minería como en todas las actividades que se desarrollan en la zona, donde ahora está teniendo un auge del turismo y siempre hubo actividades agro pastoriles con cría llamas y vicuñas”, señaló la investigadora.

En las zonas aledañas están radicadas las comunidades originarias, con las que la Secretaría de Estado de Minería viene trabajando de manera conjunta a través los programas de participación ciudadana y de Responsabilidad Social Empresarial de las mineras radicadas en el área.

“Hay comunidades humanas conformadas por grupos aborígenes, muy ligadas a la naturaleza y se han involucrado también en la conservación del sitio RAMSA, una campaña de enorgullecerse de su patrimonio natural y cultural”, apuntó Marconi, quien destacó –en este sentido- el trabajo y “la  buena voluntad de la Secretaría de Minería que aceptó la contribución de la fundación en las evaluaciones de impacto ambiental en la zona, debido a nuestras especialidades: ecología de aves, linnología, hidrogeología y aspectos sociales”.

La SEM con YUCHAN ya realizaron algunas actividades coordinadas en el estudio de impacto ambiental, a través de recomendaciones y sugerencias para elaborar líneas de base, completar información faltante en determinados proyectos y ahora se suma la generación de buenas prácticas, que busca poner en marcha en territorio a través de distintas acciones, como recomendaciones a las empresas privadas, la difusión dentro de las comunidades, entre otras.  “Coincidimos con el Secretario de Minería, fundamentalmente, en tener la mayor apertura, claridad y canales de comunicación abiertos con las comunidades, tanto de la actividad que se desarrollan como en las investigaciones que se hacen en la zona, nuestras como de otros investigadores, el CONICET, por ejemplo”, comentó la presidente de YUCHÁN.

El objetivo es generar las culturas de las buenas prácticas de convivencia para que se puedan desarrollar distintas actividades productivas y humanas y conservar la biodiversidad. “Necesariamente tenemos conocer para actuar y regular, ninguna actividad puede hacerse en su máxima expresión, todas tienen que tener en cuenta a las demás”, concluyó Marconi.

 

Flamencos

Por otra parte, la investigadora volvió a reiterar en torno a la polémica sobre la supuesta mortandad de flamencos producida este año que fuera difundida por redes sociales, que  “fueron muy pocos ejemplares muerto en lugares que corresponden a la ruta de desplazamiento, desde tierras bajas a las lagunas de altura. Las causas de por qué estaban esos flamencos desorientados o fuera de ruta pueden ser varias, nosotros descartaríamos las que tienen que ver con el lugar de destino (o sea las lagunas de altura) porque todavía no habían llegado. Minería, turismo o cualquier actividad en las lagunas de altura queda descartado, lo más probable es que si estaban desnutridos o enfermos (lo que descarto) es por algo que ocurrió en las lagunas donde pasaron el inverno, en Santa Fe, norte de Buenos Aires, Córdoba. De todo modo no hay mortandad masiva, solo uno o dos ejemplares”, afirmó la presidente de YUCHAN.

 

Sobre YUCHAN

Se trata de una organización civil, de bien público, sin fines de lucro creada en 2001 para promover todo tipo de actividad científica, técnica, cultural y de administración que contribuya a la conservación de los ambientes naturales y el patrimonio cultural de los Andes, las selvas de montaña y el Chaco del NOA y países limítrofes (Chile y Bolivia).

Desarrolla y coordina proyectos de investigación, conservación y  manejo participativo en los sitios prioritarios de la red de humedales de importancia para la conservación del flamenco altoandino.

Comenta Esta Noticia !

comentarios