Carrió conserva sus viáticos para nafta, pero cobrará un poco menos

153

Los diputados optarán entre pasajes sin devolución o 30 mil pesos. Monzó espera ahorrar 30 mil millones.

Emilio Monzó firmó este viernes la resolución con el nuevo sistema de pasajes para los diputados, que ya no canjearán por dinero los tickets aéreos y terrestres no usados, pero podrán cobrar un plus por movilidad de 30 mil pesos mensuales.

Quedó saldado así el reclamo de Elisa Carrió, escrachada por la fundación Directorio Legislativo por ser la diputada que más engrosó su dieta en 2017 cambiando pasajes por plata. Recaudó en 358 mil pesos, Macri la cuestionó y ella lo acusó de haber viajado siempre en helicóptero privado.

El canje existe desde 2010 y es frecuente entre los diputados de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, porque viven cerca del Congreso.

Contra lo que se había hablado en reuniones previas, Monzó no los discriminará: pondrá a disposición de los 257 unos 10 tramos aéreos o terrestres, personales e intransferibles. Sólo los verán si los necesitan y no habrá dinero a la vista.

Monzó había decidido eliminar los polémicos canjes de tickets por efectivo en una reunión con los jefes de bloque, que pidieron incorporar un costo de movilidad para los diputados que viajan en auto, que son muchos y algunos de no tan cerca.

La idea que predominó esa vez era prohibir pasajes para los que viven a menos de 300 kilómetros, pero a Monzó no terminó de convencerlo. “Son diputados nacionales y no le podemos impedir que participen de una actividad en el interior”, entendió.

Estadísticas en mano, supo que son muy pocos los porteños y bonaerenses que recorren el país, por lo tanto dejarlos sin esa posibilidad sería un problema político con un rédito económico exiguo.

De esta manera, los 10 tramos mensuales aéreos o terrestres estarán a disposición de los diputados que quieran y, aparte, tendrán un menú de opciones para elegir como cubrir sus gastos de movilidad y los de su equipo.

La primera será cobrar 30 mil pesos mensuales, como ítem no remunerativo al sueldo. Quien prefiera pasajes para sus asesores no verá ese dinero y la Cámara le ofrecerá 12 tramos aéreos y 20 terrestres, innominados pero con una restricción: se los dará con ida y vuelta.

Monzó confía en ahorrar 10 mil millones de pesos anuales con este último cambio, que se suman a los 15 mil que dejó de gastar con la digitalización y los 5 mil por eliminar los Boucher.

¿Por qué tanto? Simple: los asesores se permitían reservar vuelos de un sólo tramo, que llegan a costar el doble que si se compran con retorno y la Cámara pagaba la diferencia. Desde mayo sólo los diputados mantendrán ese privilegio.

Las otras alternativas son un mix de las anteriores: 20 mil pesos mensuales más 20 tramos terrestres; o 10 mil y 12 aéreos. El esquema elegido no podrá cambiarse por un año y la primera elección será para mayo.

Monzó les dejó una a favor a sus colegas: los gastos de movilidad se indexarán tomando en cuenta el valor del litro de nafta de mayor porcentaje de YPF en Argentina, el “índice Aranguren”, bromean en Diputados. Puede subir más que los boletos aéreos.

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios