Ahora Paéz reniega de Oscar y lo desconoce

323

Por Juan Carlos Ledesma (*)

Es por todos sabidos que en la UCR de catamarca, el veterano senador nacional Oscar Castillo es el mandamas partidario desde hace muchos años y que mueve sus fichas según su conveniencia y antojo, de hecho por la crisis que vive el centenario partido de inmovilización que padece desde hace mucho tiempo e incluso desde sus últimos años de gobierno al frente de la provincia, sumado a la poca participación de sus afiliados y dirigentes en las decisiones y rumbo, más las permanentes criticas a la mesa chica en la que tenía como participantes excluyentes a Eduardo Brizuela del Moral y Oscar Castillo donde decidían todo y armaban las listas a gusto y piacere colocando a amigos y parientes. Ante este panorama, Castillo ahora juega de democrático, teniendo actitudes nunca antes vistas dando apertura hacía otras líneas internas y algunos dirigentes, demostrando y dejando bien claro que quién pone o saca en los cargos partidarios y legislativos es él.

Solo por ello, es que el intendente de Andalgalá Alejandro Paéz es el flamante presidente de la UCR de Catamarca, porque Oscar castillo así lo quiere, de lo contrario jamás hubiera participado de alguna reunión importante donde se definían estas cuestiones o soñado en convertirse en el presidente de la UCR.

Paéz sabe muy bien que él está en ese lugar solo por la decisión casi inobjetable de Castillo y por más que hoy salga a despegarse en el partido también lo saben, por ello es que tuvo que salir a afirmar “no tengo jefe político” para luego agregar “al único que respondo es al partido de la UCR Catamarca”.

Paéz, quizás como él afirma tendrá muy poca comunicación en estos tiempos con el senador Castillo, pero que no se desespere porque en un tiempo no muy lejano va a comenzar a tener una conversación más regular y continúa no solo con el senador Castillo, sino con los emisarios que le mande con ordenes expresas de que es lo que tiene y debe hacer, no vaya a ser que se confunda y crea que el jefe es él.

El presidente de la UCR ahora la juega de querer imprimirle su impronta, pero de seguro no va a pasar mucho tiempo donde lo llamen y le digan “veni, deja de jugar a hacerte el simpático y el líder, baja el perfil que acá el que manda soy yo” y ahí se va a dar cuenta que no llegó por sus condiciones políticas para conducir un partido que no encuentra el rumbo y convertirlo en opción o en amenaza para un gobierno provincial que cabalga tranquilo porque sabe que del otro lado no hay casi nada y que tiene casi a socios perfectos.

Paéz de ninguna manera es “Coco” Quintar porque no tiene la experiencia, la espalda y la formación política que demostró a lo largo de sus años y su historia y tampoco es el mesías salvador del partido, por lo que hasta ahora y con la experiencia que vivieron los boinablancas catamarqueños se le va a hacer muy difícil “conducir” un partido que tiene muchos problemas y el más grande quizás es el de haber llegado de la mano de quién hoy el se quiere despegar pensando quizás de manera equivocada que así la gente va a pensar que llegó por motus propio.

El único ganador hasta la fecha es sin ninguna duda Oscar, que con falsos pasos al costado en la conducción partidaria hace creer a algunos militantes y dirigentes de la UCR que ya nada pretende y que todo lo hace de desprendido y generoso que es !!! aún cuando todos sabemos que Oscar no da puntada sin hilo.

Paéz navega no sólo con problemas partidarios en la UCR sino también políticos institucionales ya que se encuentra en la disyuntiva de no saber a quien poner como su reemplazante o sucesor en la intendencia de la perla del oeste, al principio le había dicho al concejal y hombre de confianza José Luis Cativa que él era el elegido, ahora la decisión fue tomando un rumbo no deseado por Cativa porque al parecer la elegida sería otra concejal, la esposa de Paéz, Ivana Flores.

Algunos Andalgalenses aseguran que si Paéz llega a cometer ese error le costaría caro desde lo político porque podría perder no solo la intendencia sino lo que es más grave que Cativa por enojo ventile y cuente cosas.

(*) Conductor de los programas políticos de Radio y Televisión “Santo & Pecador”

 

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios