El problema de Jalil es Jalil

1564

El gobernador de la provincia Raúl Jalil esta como el tiempo, hace agua por todos lados y a los históricos problemas de servicios públicos como el agua y la luz que siempre estamos renegando todos los catamarqueños se le suman los problemas de gobernabilidad y conducción, cosas que hasta la fecha demostró no contar con ellos.

A esta altura de las circunstancias ya es imposible tapar el sol con las manos y acusar al tiempo o a gobiernos anteriores del déficit en materia de los servicios públicos ya es subestimar la inteligencia de todos los catamarqueños.

Quizás llegó el momento de dejar de lado las megas obras donde hay grandes ingresos de dinero que muchas veces se los despilfarra y donde nadie sabe a ciencia cierta el destino de los mismos, si fueron realmente a las obras o a las cuentas personales de los funcionarios, pero lo cierto es que se debe de manera imperiosa poner en práctica y ejecución un plan de obras para mejorar sustancialmente los servicios de agua y luz, de otra manera, el problema va a persistir al igual que las excusas de los funcionarios y para mentiras todos ya estamos cansados.

Viajes en primera clase

El gobernador se da el lujo de viajar en un avión de primera clase que ni siquiera se animo a comprar el gobierno de la provincia de Buenos Aires, que por cierto tiene un presupuesto más holgado que el nuestro, lo usa como si fuera un bien personal y cada vez que está aburrido invita a algunos funcionarios y amigos y parte a la city porteña, total el combustible y los gastos los pagamos todos nosotros.

Se canso de viajar a buenos aires y al parecer jamás se le ocurrió hacer gestiones ante el gobierno nacional para buscar los fondos que permitan invertir en obras e infraestructura que mejoren la calidad y fluidez de la luz y el agua, difícil no es, de hecho en el gobierno nacional instan a los gobiernos provinciales y municipales a ir para hacer gestiones en esta materia porque saben lo importante de contar con estos servicios en estos tiempos, máxime cuando tenemos cambios climáticos que afectan directamente las temperaturas y ameritan contar con agua y luz.

El avión de la discordia

La provincia por decisión del gobernador Jalil decidió comprar un avión para uso «sanitario» en medio de la pandemia (se aprovechó) y de ahí pasó sin escalas a «uso personal y particular», al día de la fecha nadie conoce fehacientemente que haya realizado un solo viaje con fines sanitarios pero si muchísimos de ocio y placer del primer mandatario a la ciudad autónoma de buenos aires.

La ex gobernadora viajaba en el viejo avión y cuando no estaba disponible iba en vuelo de línea, jamás se la escucho quejarse ni mucho menos pensó en comprar un avión de estas características ni del valor porque entendió siempre que había otras prioridades.

Al parecer a Jalil poco le importa la cantidad de personas indigentes que hay en nuestra provincia, solo hay que dar una vuelta por las noches y ver como revuelven los canastos de basura en búsqueda de algo que satisfaga el hambre, la indigencia y pobreza aumentan al compás de los ceros de la cuenta personal de Jalil, la pobreza en nuestra provincia hace estragos y lamentablemente hay niñas, niños, adolescentes y ancianos que con suerte tienen una sola comida al día y en catamarca eso es un delito grave porque con la cantidad de recursos que tenemos no podemos seguir siendo la provincia pobre que somos.

Tercer año de la gestión y el problema de Jalil es Jalil

Arrancó el tercer año de la gestión Jalil y fue intendente ocho años de la ciudad más importante de la provincia por lo tanto no puede aducir desconocimiento, el problema de Jalil es Jalil, porque desconfía hasta de su propia sombra, no le tiene confianza ni siquiera a su propia familia y mucho menos a los funcionarios que él mismo puso.

Jalil no quiere que nadie vaya a buenos aires a gestionar el que osare pasar por encima del primer mandatario ya sabe lo que le espera, la plata la maneja solo él y nadie más que él, los anuncios lo hace él y para colmo de males el gobierno no tiene un rumbo definido, no tine identidad y por lo tanto es un cuerpo sin alma.

Los catamarqueños estamos en las peores manos porque el gobierno se mueve en relación al estado de ánimo del gobernador Jalil y un día está bien y dos mal, el gobierno es igual de entendible a como habla, alguien alguna vez le entendió algo ?, por lo tanto la relación es muy mala para todos, salvo para él, sus amigos y funcionarios predilectos, que son como la perinola… toman todo !.

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios