Internas que no seducen

255

Por Juan Carlos Ledesma (*)

La UCR se apresta a vivir una elección interna para elegir a las nuevas autoridades partidarias el 07 de Febrero y con ello dejar atrás la paupérrima gestión que llevaron adelante Alejandro Páez en el comité provincial y Roberto Gomez en la capital.

Los boinablancas catamarqueños continúan sin lograr puntos de coincidencias que los acerquen primeramente a sentar las bases para trabajar en un programa de gobierno y luego si pensar en un fuerte proceso de unidad que contenga a todos los sectores del radicalismo.

Lamentablemente las actitudes personales y/o sectoriales hacen que esto se diluya como agua entre las manos y solo lleguen aquellos que tienen años en el manejo de la política partidaria. Esta actitud mezquina termina dilapidando y destruyendo a aquellos que con vocación y amor a la UCR abandonen la militancia y se vayan a su casa.

Esta claro que solo con buenas intenciones no alcanza, mientras algunos conspicuos dirigentes de la UCR se atornillen a los cargos partidarios y sobre todo electivos sin poder mostrar un proyecto y programa de gobierno alternativo al actual oficialismo continuara una oposición chata y desdibujada que nada bien le hace a la sociedad, salvo a un líder con pies de barros que lidera una alicaída línea interna y que solo se dedica a hacer en nombre de la UCR negociados con un sector del oficialismo.

El Frente Cívico – Cambiemos sufrió la peor derrota electoral desde el advenimiento de la democracia y de no cambiar y deponer actitudes que solo mal le hacen al centenario partido que tanto les dio a algunos se encaminan a un nuevo papelón, esta vez internamente donde algunos sectores y/o militantes y dirigentes van a quedar afuera del armado y si no se ponen de acuerdo y quieren contarse las costillas en una interna de antemano les aviso que no va a ir a votar absolutamente y los magros números van a demostrar que hoy no son opción de nada.

Al ver y enterarse de algunas reuniones que se llevan adelante entre dirigentes y líneas internas uno se interroga que va a pasar con aquellos militantes y dirigentes que vienen poniendo el pecho desde hace muchos años, sobre todo en épocas de vacas flacas y que incluso cuando las vacas estuvieron gorditas tenían la ñata contra el vidrio sin poder oler nada.

Así las cosas, por ejemplo nos preguntamos si serán de la partida Alfredo Marchiolli y su espacio interno, el concejal del circuito 6 Aldo Cancino que contra varios pronósticos se impuso en una elección general siendo el único del FCyS-Cambiemos que logró un escaño en el concejo deliberante de la capital, José “Chichi” Sosa de la CPR o incluso la lista del ex intendente Ricardo Guzmán donde en las pasadas elecciones internas “el verdugo” se dio el lujo de sacar de la lista a una dirigenta de envergadura por su trabajo político y legislativo como Paola Bazán o incluso Francisco Monti entre muchos otros.

Sin lugar a dudas la UCR catamarqueña está incrustada en un cuello de botella donde hasta ahora los dirigentes no lograron encontrar el camino para salir de este primer escollo, aunque ese no sea el más difícil de los objetivos porque después viene el camino de la reconciliación donde nadie puede tachar ni dejar afuera a nadie, la mirada de ojos, el toque de codos y el de poder sentarse en una mesa grande a delinear el trabajo sobre materia educativa, servicios públicos, salud, minería etc. en fin el rumbo que le darían al futuro gobierno si es que logran convertirse en una opción de cambio para la sociedad.

La tarea no es nada sencilla, pero deberán definir los/as radicales si quieren un partido distinto, serio y que tenga posiciones públicas de los temas importantes, abierto y amplio donde contenga a todos o sectario como hasta ahora que pelea por los caramelos del kiosco y abandona la pelea por el supermercado.

Tienen la palabra…!!!

(*) Conductor de los programas de Televisión y Radio “Santo & Pecador”

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios