La acción del “Gallo” no solo fue una irresponsabilidad, sino que fue un hecho delictuoso y criminal !!!

154

 Por Juan Carlos Ledesma (*)

El ex intendente de Valle Viejo Gustavo Roque “El Gallo” Jalile tomo decisiones que no solo afectaban el presupuesto municipal, sino que iba más allá y en esta oportunidad jugaba directamente con las necesidades de muchos vecinos chacareros ilusionados ante la estafa que les estaba propinando el entonces intendente Jalile con el único objetivo de ganar nuevamente las elecciones, perpetuarse en el sillón y continuar recibiendo las comodidades que éste da no solo a él sino a sus amigos y especialmente a sus familiares.

Esos vecinos chacareros, que ante la imperiosa necesidad de contar con un trabajo y un ingreso que les posibilite sobrellevar una vida más digna optaron, como lo hubiéramos hecho cualquiera de nosotros, de creer en las promesas de Jalile que de antemano sabía que si ganaba o perdía la elección, esa gente iban a perder esa fuente laboral porque se iba a ser insostenible mantenerlos y abonarles el salario.

Jalile fue un canalla, porque está acción no fue solo una irresponsabilidad, sino que fue un hecho delictuoso y criminal que derrumbó esa ilusión que habían conseguido a través de una elefantíasica mentira como una acción desesperada por mantenerse en el poder a cambio del sufrimiento de un pueblo y sus vecinos que le dio todo y que al pasar de los años y el tiempo la sociedad se percato que los únicos que ganaban siempre eran Jalile, su entorno, sus amigos y sus familiares, mientras el pueblo y el departamento jamás tuvo la más mínima posibilidad de poder crecer y muchas veces tenían que mendigar alguna ayuda.

Al principio de su gestión echaba empleados y al final nombraba a mansalva personal

Durante el inicio de su mandato Jalile se quejaba permanentemente de que su antecesora Natalia Soria le había dejado la planta de personal super poblada por lo que se dedico varios meses de su gestión a perseguir y crearles supuestas causas a dichos agentes municipales para justificar los sumarios administrativos que se iniciaban en contra de esos trabajadores que sobraban.

Así pasó por las distintas áreas e incluso se metió con los docentes municipales, a los que también los dejó sin su fuente laboral y en muchos casos los trató de “vagos hediondos”, ahora bien, si al principio estuvo la municipalidad sobrepasada de personal y esto afectaba y dañaba las arcas municipales a tal punto que casi no dejaba dinero para hacer las obras estructurales que Valle Viejo necesitaba, porque antes de irse tomó esa aberrante y maliciosa decisión de nombrar personas a las que sabía, repito, que más tarde o más temprano iban a terminar quedando sin esa fuente laboral porque la municipalidad no iba a poder contar con el dinero para pagarle los sueldos, sin ninguna duda solo una mente perversa puede actuar de la manera que lo hizo Jalile.

La justicia no debe mirar para otro lado

La justicia tan cuestionada por meter presos a ladrones de gallinas y mirar para otro lado cuando en el medio están los “poderosos” con plata y/o poder político, porque en este conflicto el único responsable tiene nombre, apellido y apodo, Gustavo Roque Jalile alias “El Gallo”.

No puede Jalile o quien sea manejar los dineros públicos y tomar decisiones irresponsablemente afectando, como en este caso, a muchas familias sin siquiera dar la cara y las explicaciones que el caso merece, jugando al robin hood y creyendo que de ésta manera le iba a dejar a la nueva intendenta un municipio a punto de explotar, cuando en realidad ésto termino de demostrar que Jalile es por lo menos un inconsciente y un lunático que atenta permanentemente la paz social que los vecinos y el departamento Valle Viejo se merece.

(*) Conductor de los programas políticos de radio y televisión “Santo & Pecador”

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios