La unión los hace tan fuertes como débiles la desunión

166

Por Juan Carlos Ledesma (*)

Los radicales de Catamarca ya no disimulan las diferencias ni la desunión que viven en la provincia y que se terminaron por agrandar el día que cerraron las listas de candidatos y de alianza para las elecciones internas que iban a vivir los boinablancas el 03 de junio y que finalmente no ocurrió por la decisión de la junta electoral partidaria.

Nadie sabe porqué, pero esta alianza casi matrimonial entre los celestes y el movimiento renovador que funcionaba como anillo al dedo se rompió y entró en el proceso de divorcio. Entre ambos sectores estaban tan mal costumbrados que se repartían los cargos no solo partidarios sino también electivos a gusto y placer.

De hecho, los radicales tenían una hermosa oportunidad para juntarse aunque más no sea a regañadientes para festejar los 127 años del nacimiento del centenario partido y dar una señal de madures, pero en contrapartida eligieron profundizar las divisiones al realizar actos distintos entre las listas conformadas entre los sectores “Es Ahora Radicales” que la componen los Celestes, MIRA, CPR, Morada y Renovación Radical y Popular y el sector “Trayectoria y Renovación Radical” que la componen el Movimiento Renovador, Vanguardia, FAPRA y Cantera Popular”, el primero de ellos (“Es Ahora Radicales”), decidió conmemorar los 127 años de nacimiento de la UCR en el comité provincia que hasta el momento conduce el celeste Luis Lobo Vergara y en cambio los de la otra lista (“Trayectoria y Renovación Radical”) decidieron realizar el festejo en el comité capital que preside el renovador José Vega.

Esta división esta claramente visualizada por los catamarqueños independientes y sobre todo por los adherentes y simpatizantes radicales que siguen de cerca lo que sucede en el centenario partido. Por más que los militantes y dirigentes radicales de uno u otro sector quieran o pretendan esconder bajo la alfombra la división, la desunión, la bronca y el enojo existente entre ambos sectores no podrán de ninguna manera, porque cada día es más evidente la división y ya nada se parece a esos años esplendorosos donde gobernaron 20 años la provincia y donde el poder todo lo calmaba y acomodaba.

El fiscal electoral Jorge Felipe Di Lello, de la Cámara Nacional Electoral, hizo lugar al planteo que realizó la lista Trayectoria y Renovación Radical, que llevaba a Horacio Pernasetti como candidato a presidir el Comité Provincia de la UCR, si bien no es vinculante podría generar un antecedente a la hora de que la cámara electoral nacional dictamine sobre la cuestión de fondo, lo que podría ser en este mismo sentido y decidir que se hagan las elecciones internas en la UCR en una nueva fecha y que los plazos vuelvan al día de presentación de listas y de alianzas a los fines de garantizar que no se generan circunstancias de efectos irreparables, que podrían atentar contra la salud de la democracia interna partidaria y especialmente con la vulneración de la representación de las minorías.

Así, no hay 2019

En un tiempo no muy lejano, los catamarqueños sabremos si las elecciones serán en Marzo o en Octubre y ante este panorama relatado en el principal partido de oposición que además es columna vertebral del FCyS-Cambiemos desmejora de manera irremediable las aspiraciones de convertir al frente electoral en opción de gobierno ante los catamarqueños.

Para colmo de males, si había alguna esperanza de que el gobierno nacional los ayudara con la supuesta buena imagen del Presidente Mauricio Macri y Cambiemos, lo que sucede en el país por las erráticas políticas y el modelo económico terminaron de fulminar toda posibilidad y hoy más que nunca, Macri y sus aliados están más preocupados en mejorar en algo sus números para repetir los resultados en la provincia de Bs As, Santa Fe, Mendoza y Córdoba, por lo que el FCyS-Cambiemos de Catamarca esta librada a su casi nula suerte.

Las ambiciones desmedidas, el mirarse el pupo, anteponer las apetencias ante la fuerte necesidad de recambio generacional y la generación de propuestas superadoras que se debe este centenario partido desde hace muchos años lo coloca irremediablemente en un callejón sin salidas a este frente y a los partidos socios que en algunos casos tienen candidatos para disputar algunos espacios de poder en la provincia, pero que ven azorados como se va desmembrando toda posibilidad por la mezquindad de quienes todavía se creen los cabezones y grandes electores, cuando en realidad nunca lo fueron por méritos propios sino por la incapacidad de una oposición en esos 20 años gloriosos del FCyS por las mismas prácticas que hoy padecen los radicales.

De esta manera, no hay 2019 ni por las sombras y solo tendrán que conformarse a retener algunos municipios y colocar ocho o nueve diputados provinciales, pero olvidándose de la gobernación e incluso de algo que creen tener casi en las manos, cual es la intendencia de la capital, por los bondadosos resultados de las elecciones de Octubre del año pasado donde quedaron a solo cuatrocientos votos.

Al que a hierro mata a hierro muere

La UCR mientras gobernaba la provincia propiciaba de manera irrenunciable la división de la oposición en las figuras primero del ex Gobernador Ramón Eduardo Saadi y luego en la del gastronómico Luis Barrionuevo y miraba desde esponjosas y lujosas poltronas como las divisiones y las rencillas se apoderaban del principal partido de oposición que lo colocaba en un lugar no de opción para volver a colocar a un hombre o mujer en el sillón de Avellaneda y Tula y con ello, se aseguraban los triunfos de manera constante cada cuatro años y la perpetuidad en el poder, aún, cuando no mostraban ser mejores, pero asegurando los objetivos planificados de mantenerse en el poder.

(*) Conductor de los programas políticos de Radio y Televisión “Santo & Pecador”

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios