Docentes universitarios ratifican el pedido salarial y el no inicio de clases en el 2° semestre

111

 

La CONADU Histórica en Congreso Extraordinario de que sesionó el pasado viernes en la sede nacional, con la presencia de 24 asociaciones de base y 90 congresales,  resolvió el no inicio del segundo cuatrimestre  con cese total de actividades, a partir del 6 de agosto.  Asimismo, convocar a una marcha nacional universitaria de docentes, estudiantes y no docentes, en defensa de la Universidad Pública y contra el ajuste.

     Los Trabajadores Docentes de las Universidades de la UNCA adhieren a las medidas de acción directa  dispuestos a No iniciar las clases en el segundo cuatrimestre, si se mantienen las propuestas de la patronal universitaria, el 85% responderá a la adhesión frente al 15% que no sumará.

 Esta medida impedirá al normal funcionamiento de clases y exámenes en ninguno de los llamados que anualmente se programaban en la casa de altos estudios.

Al respecto el secretario general del Gremio Docente Universitario de catamarca, Luis fernando Morales señaló que” estamos viviendo una situación muy compleja,hay una gran preocupación por los docentes,donde la universidad  del estado esta sostenida por el propio trabajador docente que costea los insumos de cátedra, de bibliografía, salidas de campo y prospecciones,son gastos corren del bolsillo de los mismo docentes”, en tanto pronosticó que es una situación que no da para mas”.

La resolución  expresa el hartazgo y bronca de la docencia universitaria y preuniversitaria que desde noviembre tiene congelado el salario, a lo que, solo recibió un adelanto del 5%, y  desde hace un tiempo el gobierno nacional y los rectores no convocan a la comisión paritaria del sector.

El secretario gremial afirmó “pareciera ser que hay una brecha que se ha abierto mas de lo que venía anteriormente en otras administraciones, hoy por hoy se ha profundizado”.

Argumentando sus dichos, según las estimaciones del INDEC, una familia necesita más de 17 mil pesos para satisfacer las necesidades básicas y no alcanzar el nivel de indigencia.Frente a esto, el salario de  un profesional de la educación cuyo cargo testigo ( como docente o investigador universitario), percibe un sueldo de menos de 11 mil pesos. Lo que indica que se encuentra dentro de las lineas que enmarca la pobreza. “Esto es consecuencia de una mala política educativa y del sector público que cada vez está arrinconando al trabajador universitario y acabando con la educación publica” culminó.

De este modo con la suspensión del inicio de actividades ratifican el pedido de un 30% de aumento salarial con cláusula gatillo y en rechazo al ajuste presupuestario en las universidades nacionales.

 

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios