El amigo del presidente Macri, Gustavo Arribas cobró una coima de 850 mil dólares

230

La Policía Federal de Brasil confirmó la triangulación del pago vía Hong Kong, al director de la AFI.

El titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, volvió a quedar involucrado por la justicia brasileña en el esquema de corrupción del Lava Jato, luego que la Policía Federal de ese país confirmara que recibió una coima de 850 mil dólares de una de las empresas fachada que se utilizaban para pagar los sobornos.

La revelación publicada por el diario paulista Estadao, es parte de la investigación judicial sobre la ruta de las coimas que se canalizaron en la empresa de limpieza Soma que trabajó para la ciudad de San Pablo.

Arribas, que antes de asumir el cargo vivía en San Pablo, negó reiteradamente que hubiera cobrado coimas en el marco del lava Jato, pese a que acumula testimonios de arrepentidos que lo acusan directamente.

El funcionario macrista fue beneficiado de un sobreseimiento express del polémico juez Rodolfo Canicoba Corral, que lo libró de culpa y cargo sin investigar en profundidad las acusaciones.

Una vez que trascendió la noticia el jefe de inteligencia de Macri atribuyó a “versiones periodísticas” las acusaciones de la policía y negó “cualquier tipo de vinculación” con los encargados de pagar los sobornos o “cualquier tipo de participación delictiva” según afirmó en un comunicado.

“Vuelvo a negar cualquier tipo de vínculo con Leonardo Meirelles y/o Alberto Youssef, como así también cualquier tipo de participación delictiva, manteniendo mi permanente voluntad de dar las explicaciones del caso”, reza el comunicado enviado por la AFI.

Desde el kirchnerismo adelantaron que presentarán “un pedido de interpelación a Arribas para que explique porque la Policia Federal brasileña lo acusa de coimero”, según publicó el diputado Rodolfo Tailhade.

La investigación que trascendió este jueves es parte de la Operación Descarte, un desprendimiento de la megacausa Lava Jato y la acusación contra Arribas fue confirmada por el delegado de la Policía Federal brasileña, Victor Hugo Rodrigues Alves Ferreira.

El delegado reveló que el grupo Soma blanqueaba las coimas a través de una red de empresas fachada, que figuraban como proveedores de la firma para productos tales como detergente o bolsas de basura. Estas empresas fachada estaban a nombre de diversos testaferros.

“En el curso de las investigaciones, se detectó un envío de valor al exterior por 850 mil dólares. Ese dinero salió de Brasil, pasó por una cuenta en Hong Kong y fue a parar a la Argentina a una cuenta ligada al director de inteligencia de ese país”, señaló Rodriguez Alves Ferreira.

El funcionario policial confirmó que los responsables de pagar la coima fueron el financista Alberto Youssef y el empresario Leonardo Meirelles, ambos delatores del caso Lava Jato que ya habían denunciado a Arribas en la megacausa Odebrecht, pese a lo cual la justicia argentina se negó a investigar seriamente al titular de la AFI.

El inicio del caso

En enero, el diario La Nación reveló la existencia de cinco transferencias que se le habían hecho a Arribas en momentos en que se relanzaba el soterramiento del ferrocarril Sarmiento, con un consorcio que integraba la brasileña Odebrecht, corazón del esquema de coimas del caso Lava Jato. Esa obra era financiada por Nación, pero necesitaba de la colaboración del gobierno porteño por cruzar la Capital.

Arribas lo negó, aunque después solo reconoció un giro por unos 70 mil dólares, que primero dijo era por la venta del departamento donde vivía en San Pablo y cuando se supo que el valor era varias veces el esa cifra, dijo que en realidad había vendido cuadros y otros bienes, en una muy contradictoria exposición ante senadores.

La diputada Elisa Carrió lo denunció ante la justicia y el fiscal Federico Delgado impulso la investigación pidiendo datos pero un informe de UIF que control el Gobierno confirmó la versión de Arribas y el juez federal Rodolfo Canicoba Corral se apuró a sobreseerlo.

Delgado apeló pero su superior Germán Moldes desistió de la apelación ante la Sala I de la Cámara Federal.

Sin embargo, en mayo pasado, por videoconferencia y en otra causa, el arrepentido Leonardo Meirelles, reiteró que Arribas recibió 10 trasferencias de dinero que alzaron un monto de 850 mil dólares, y que le sonaba la empresa IECSA, la constructora de Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri y en su momento socia de Odebrecht en la obra del Soterramiento del Sarmiento.

Inmediatamente, Arribas denunció penalmente a Meirelles por falso testimonio y cohecho, al sostener que existe una “mendacidad con la que se ha pronunciado un condenado por la justicia penal de Brasil”. Esta vez, fue la Policía Federal de ese país la que confirmó el relato de Meirelles.

Fuente: www.lapoliticaonline.com

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios