El Gobierno analiza sumar la pistola eléctrica taser al nuevo protocolo de Seguridad

35

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, analiza la posibilidad de que las fuerzas federales puedan utilizar las pistolas eléctricas luego de firmar la resolución por la que les concedió mayor flexibilidad a la hora de empuñar las armas de fuego para combatir el delito.

Un funcionario con llegada a Bullrich confirmó sobre el nuevo debate interno: “Por el momento no la vamos a reglamentar, pero lo estamos evaluando”. Desde el entorno de Cristian Ritondo, ministro de Seguridad bonaerense, lo rechazaron rotundamente: “Nosotros solo tenemos diez taser para que el Grupo Halcón las use en la toma de rehenes, pero no en la vía pública. Cuando llegamos nos encontramos con muchos policías que nunca habían hecho una prueba de tiro. Antes que redefinir el marco de actuación tenemos que culminar este camino de reforma profunda e integral”.

En la Ciudad, por su parte, pretenden un punto medio. Desde el entorno del vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, ahora a cargo de las funciones del Ministerio de Justicia y Seguridad, le aclararon a este medio: “La taser no está en discusión, pero Santilli quiere reunirse con Bullrich para impulsar la reglamentación de otras armas no letales, como la pistola marcadora, gas lacrimógeno y gas pimienta”.

Con el Reglamento General para el Empleo de las Armas de Fuego, los integrantes de las cuatro fuerzas -Policía Federal, de Seguridad Aeroportuaria, Gendarmería y Prefectura- no deberán identificarse como tal cuando dicho acto “pueda suponer un riesgo de muerte o lesiones su propia vida” ni esperar a que el sospechoso dispare primero. De inmediato, la legisladora porteña del Frente de Izquierda (FIT), Myriam Bregman, y la referente de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), María del Carmen Verdú, denunciaron el nuevo protocolo y el juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario porteño, Roberto Gallardo, lo declaró inaplicable en la ciudad de Buenos Aires por inconstitucional.

Lo mismo planteó la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, en Twitter: “Esa reglamentación viola los derechos humanos fundamentales. Nosotros no vamos a ir al fascismo. A la ministra se le fue la mano. A los que se enojan conmigo, les quiero decir que el día que maten a un hijo solo por tener pelo largo o ser morocho se van a acordar de mí”.

El juez también le ordenó al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, “el estricto acatamiento a lo dispuesto por la Constitución local y los preceptos legislativos vigentes”, es decir, no acoplarse a Nación. Por su parte, Ritondo no sumará la Policía Bonaerense al protocolo inconstitucional.

A principios de año, cuando el oficial de la policía de Avellaneda, Luis Oscar Chocobar, hirió de muerte a un ladrón, Bullrich defendió al agente, lo recibió junto al presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada y pidió por el uso de armas no letales, como es el caso de la taser.

Esta pistola ya se usa en Estados Unidos, Francia, Inglaterra, México, Colombia y Brasil. En la Argentina, el Tribunal Superior de Justicia porteño la legalizó en 2015 en la ciudad de Buenos Aires. Con un disparo, a diez metros de distancia como máximo, el policía puede neutralizar al sospechoso por cinco minutos al descargarle 19 contracciones por segundo durante cinco segundos.

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios