La vanguardia del Peronismo Santamariano

1399

Los resultados arrojados el día 13 de agosto en las elecciones primarias de las PASO (primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias) establecieron una serie de consecuencias. Estas consecuencias son fruto de procesos políticos que deben ser analizados. El resultado establecido dentro del Frente Justicialista para la Victoria (FJPV) que proclamo ganador a la lista 502 A2 “Lealtad Santamariana” –Raúl Chico- demostró en forma empírica y evidente que la diáspora y las encrucijadas del peronismo local se verificaron en la realidad política local. La derrota contundente de la lista oficial (Municipalidad de Santa María) demuestra un cambio en el tablero político, que reestructura las fuerzas políticas del peronismo local.

Atribuir tal victoria solo a la mala elección del precandidato a Senador Provincial, las “dadivas” del Ministro de Producción y los denominados “traidores internos” es una falacia evaluativa a todas luces. Esta cuasi evaluación de la denominada mesa chica (entorno de confianza del Intendente Juan Pablo Sánchez) solo refleja un grado de incompetencia en el armado político. Un grupo selecto y sin luces cuyo objetivo era construir un espacio político propio para el Departamento ejecutivo. En menos de dos años de la actual gestión municipal, el armado político pensado y ejecutado arroja: discrepancias internas, diásporas evitables, un armado incorrecto de la lista de precandidatos (no entendiendo la lógica política de las primarias de las PASO, no respetando y conociendo el cupo femenino y el sistema proporcional de selección de concejales –D´Hont-), mecanismos de presión a empleados municipales, campaña sucia respecto a los adversarios políticos, falta de cálculo racional político etc.

Por otro lado también se puede sumar una campaña electoral solo pensada desde un carácter predominantemente y meramente publicitario y burocrático (posición próxima en términos comparativos a la nueva política de la alianza Cambiemos). El enunciado de la nueva política demostró una carencia de todo sustento ideológico que comprenda un proyecto político para el departamento de Santa María dentro de un proyecto provincial y nacional.

Las perspectivas de un mayor endurecimiento de la posición de este cuasi espacio político denominado mesa chica y una futura victoria contundente (reelección del cargo de Intendente) sigue demostrando una lectura ajena a toda realidad política. Apoyarse solo en la buena y supuesta administración burocrática municipal, la transparencia y la obra pública; y descuidando erróneamente el aspecto político que es abordado en forma ineficiente o directamente olvidado solo conducirá a resultados negativos.

El escenario actual no solo arroja una buena proyección para el espacio político de la lista vencedora a escala local y provincial, sino también para el ex intendente –Jorge Chopper Andersch-, quien dentro del peronismo local tiene los suficientes atributivos políticos (y de los cuales carece la actual conducción municipal) para disputar la intendencia en el año 2019.

Esta desorientación y falta de criterio político, doctrinario y orgánico de la cuasi vanguardia mencionada, solo fortalece el posicionamiento del FCyS – Cambiemos en miras a las elecciones legislativas generales de octubre y en un futuro para las elecciones ejecutivas del año 2019.

Por último se debe tener en claro que todo acto político tiene sus consecuencias y/o efectos y por ende determina las responsabilidades de las mismas.

 

Un Joven Militante de Santa María

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios