Los senadores excluyeron a Vicentin y Correo Argentino de la ley que evita las quiebras

100

Modificaron el proyecto aprobado en Diputados para que sólo ingresen las empresas que hayan iniciado el concurso antes del 20 de marzo. Tampoco podrán beneficiarse los empresarios con fondos en el exterior.

Los senadores del Frente de Todos modificaron la ley para evitar las quiebras de empresas durante la pandemia para que no puedan ingresar aquellas con concursos iniciados antes del 20 de marzo o las que tengan cuentas en paraísos fiscales, una restricción que le impedirá acceder a los beneficios a compañías como Vicentin y Correo Argentino, propiedad de Mauricio Macri.

La posibilidad que estas firmas sean favorecidas molestó a Cristina Kirchner ni bien leyó el proyecto aprobado por unanimidad en Diputados hace dos meses y ordenó a sus dirigidos a estudiar modificaciones para evitarlo y así lo hicieron cuando se debatió el comisión.

Cambiemos se opuso, presentó su propio dictamen de comisión con el texto aprobado en la Cámara baja, que si llegara a ser ratificado por dos tercios sería convertido en ley. Pero nadie imagina una rebelión de los diputados oficialistas contra la presidenta.

La ley suspende hasta el 31 de junio (el texto de Diputados era hasta marzo) los concursos preventivos y los acuerdos extrajudiciales, tanto los que se encuentren en trámite como los que se soliciten de aquí en más. Y se habilita a los jueces a ampliar los plazos que tienen los deudores para pagarle a los acreedores, que pasarán de 30 a 180 días, con la posibilidad de ser extendido otros 60 días más.

Como en el debate en comisión, la oficialista Ana Almirón, miembro informante del proyecto, leyó una carta del presidente del Banco Nación Eduardo Hecker que solicita mantener los concursos de las empresas presentados antes del 20 de marzo, fecha el inicio formal de la pandemia en Argentina, porque podría perjudicarse como acreedor.

Aunque Almirón no lo mencionó, la misiva hizo alusión expresa a la cerealera Vicentin, cuyo principal acreedor es el Banco Nación, con una deuda de 18500 millones de pesos, además de otras entidades financieras y productores agropecuarios. “A través de esta ley, vemos que lo que hacen es castigar a aquellas empresas que no pudieron expropiar”, los acusó la radical Silvia Elías de Pérez.

“Vamos a atender a quienes hayan vivido una situación inédita por el Covid y por eso es esta ley. Sino, estaríamos reconociendo que el Gobierno de Macri nos obligó a cambiar leyes porque las empresas no pueden aguantar”, chicaneó Oscar Parrilli.

“El Estado no puede ser un socio bobo de empresas que giran fondos a naciones no cooperantes. Hay una vieja quiebra de hace muchísimo tiempo. Un concurso que ahora está en cramdown: el Correo Argentino. Dicen que esta es una ley para dejarlo afuera. Yo no sé si en esa empresa los accionistas pasan este filtro. Como, también, otra empresa cerealera muy importante de la provincia de Santa Fe”, completó, en alusión a Vicentin.

Le respondió Esteban Bullrich, del PRO. “Estamos perjudicando a empresas que acordaron sus concursos en enero tienen problemas para pagar porque la pandemia frenó la actividad. Usan nombre y apellido por una tara ideológica. No sé cual es la racional de la medida”, se preguntó y lo cruzó el oficialista Mario País.

“Los procesos preventivos no sólo son para el deudor sino también para el acreedor, que son dadores de trabajo, tienen capital de trabajo y están en la actividad productiva también. No podemos hacer un jubileo de las deudas de otros que jugaron a la timba financiera. Tenemos que empezar y poner un límite”, sostuvo en chubutense.

Y se sumó a la lista de oficialistas que le pegó a Vicentin sin nombrarla. “Hay empresarios sospechados de haber hecho elusión de activos importante, lavado de activos y que están investigados aun fuera de la jurisdicción del país. Y que, incluso, esto lo hicieron durante la época del festival de la adquisición de moneda extranjera y de la disponibilidad plena de las reservas del Estado nacional”.

Luis Naidenoff, jefe de Cambiemos, advirtió sobre una ley perjudicial contra pymes que sufrieron la recesión. “No tienen nada que ver con Vicentin. Nos dicen que defendemos a la fuga de dinero. ¿Acaso eso pensaba Máximo Kirchner cuando aprobó la ley?”, se preguntó. “Dejemos de lado algunas cuestiones y tengamos la capacidad de mirar el contexto. Hay un rumbo a los tumbos por parte del Poder Ejecutivo, que no es claro, que va y que viene”.

José Mayans, el titular del Frente de Todos dio los números de la quiebra durante el macrismo. “En el 2019, el 61% de las empresas fueron concurso preventivo y 11 empresas quebraban por día hábil como consecuencia del programa económico desastroso. Están preocupados por las empresas que ellos mismos fundieron”.

Y aprovechó a elogiar al ministro de Salud de la Ciudad Fernán Quiros por cruzar a Macri y defender la cuarentena temprana. “Macri dice que atropellamos las instituciones. Justo él que utilizó el poder judicial para perseguir a políticos, los servicios de inteligencia a perseguir a propios y extraños e hizo un desastre e la economía nacional. ¡Ahora vienen con las pymes! Si no cambiamos a la política de producción y de trabajo, no hay pyme que se salve”.

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios