Mauricio Macri volvió tras su veranito europeo

117

El expresidente estuvo en Francia y Suiza. Allí cumplió con las restricciones sanitarias de prevención contra el coronavirus mientras alentaba al incumplimiento de esas mismas medidas en la Argentina.

El expresidente Mauricio Macri regresó esta mañana a la Argentina luego de pasar unas vacaciones de más de un mes en Francia y Suiza, países donde cumplió con las restricciones sanitarias de prevención contra el coronavirus y desde los cuales alentó al incumplimiento de esas mismas medidas en la Argentina.

El dirigente de Juntos por el Cambio arribó junto con su esposa Juliana Awada y su hija menor, con quienes deberá cumplir un aislamiento de dos semanas, tal como lo indica la normativa para todas las personas que viajaron al exterior y estuvieron en países afectados por la pandemia. Según se supo, lo hará en su quinta Los Abrojos.

Macri había salido del país el 30 de julio pasado, en momentos en que la Justicia Federal de Lomas de Zamora comenzó a desandar la investigación sobre el funcionamiento de un dispositivo de espionaje ilegal puesto en marcha durante el gobierno del cual él fue la máxima autoridad. Hasta el momeno, varios indicios señalan fue él quien habría dirigido ese mecanismo del que fueron víctimas dirigentes políticos y miembros de su propia familia.

A su llegada a la Argentina fue consultado sobre cuál sería el rol que ocuparía en la coalición opositora que en 2015 lo llevó al gobierno y respondió: “El mismo que desde el 10 de diciembre”. Es decir, el de expresidente e integrante de una mesa chica en la que varios cuestionan su autoridad y aspiraciones de conducirla.

Desde Europa con mensajes anticuarentena

Una de las razones por las cuales alegó que debía viajar a Europa fue para asumir formalmente como presidente de la Fundación FIFA, en Zúrich. Ese hecho se concretó el 18 de agosto pasado cuando el presidente del órgano rector del fútbol internacional, Gianni Infantino, le tomó juramento y a modo de festejo organizó un partido con futbolistas retirados y dirigentes de varios países.

Mientras estuvo en Europa, el expresidente mantuvo conversaciones con los referentes de Juntos por el Cambio que no ocupan cargos institucionales y participó del diseño de las movilizaciones de cuanta iniciativa fuera lanzada por el gobierno de Alberto Fernández.

El 17 de agosto, mientras estaba en Suiza, fogoneó la marcha tras la cual se intensificaron los contagios de coronavirus debido al incumplimiento del distanciamiento social que permitió su transmisión. Más tarde envió un saludo de aliento y agradecimiento por Twitter: “Orgulloso de los miles de argentinos que salieron ayer para decirle basta al miedo y al atropello, y sí al trabajo, al respeto y a la libertad”.

Días después, pero siempre durante su descanso a más de 10 mil kilómetros de distancia del país, el ex dirigente de Boca hizo pública una carta al presidente Alberto Fernández titulada “El valor de la palabra presidencial”, en la que le hacía recomendaciones cómo tener “credibilidad”.

La misiva fue publicada luego de que Alberto Fernández revelara que, cuando se desató la pandemia en el país, mantuvo una conversación privada con Macri en la que este le había recomendado dejar “morir a los que tengan que morir” con tal de no afectar la marcha de la economía.

El ex presidente intentó desmentir esos dichos que están en sintonía con las recomendaciones que Juntos por el Cambio tiene respecto de la pandemia, pero a las pocas horas Fernández los ratificó.

 

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios