Mes Mundial de la Endometriosis

27
Ingresó a la Cámara de Diputados, que preside el diputado Fernando Jalil, un proyecto a través del cual se solicita declarar de interés parlamentario el Mes Mundial de la Endometriosis, que se celebra durante el mes marzo, en el que se trata de difundir, informar y concienciar a la sociedad sobre la problemática a la que se enfrentan las mujeres que padecen esta enfermedad, que afecta entre el 10 y el 15% de la población femenina en edad reproductiva de entre los 15 a 45 años. La iniciativa parlamentaria fue propiciada por la diputada Verónica Rodríguez Calascibetta.
En la fundamentación la legisladora señala que la endometriosis es una enfermedad crónica en la que el tejido endometrial que normalmente recubre el interior del útero crece fuera del éste. Durante la menstruación, los ovarios producen una serie de hormonas que favorecen el crecimiento de las células endometriales presentes en el revestimiento interno del útero. Este tejido es posteriormente expulsado el sangrado del periodo. Pero si estas células se implantan fuera del útero (ovarios principalmente, área pélvica, y en menor medida intestinos, recto, vejiga), no se logran eliminar en el periodo, pudiendo causar cólicos severos, dolor pélvico y creando cicatrices y quistes llenos de líquido alrededor del útero.
Agrega que “es importante dar visibilidad a esta enfermedad invisible, para que la detección precoz permita iniciar rápidamente los tratamientos y mejorar así la calidad de vida de las pacientes, ya el acceso integral a la detección, diagnóstico, control, tratamiento, fármacos y terapias de apoyo necesarias para el abordaje de la endometriosis, dado que se trata de una enfermedad que puede ser grave, que suele ser sub diagnosticada y genera complicaciones en la salud reproductiva de muchas mujeres. Entre el 30% y el 50% de las mujeres con endometriosis pueden experimentar infertilidad.
Las mujeres que sufren esta enfermedad, en su vida les producen un alto costo personal, social y económico. Dado que el dolor es algo muy subjetivo y particular de cada una de ellas, y no siempre se puede describir de igual forma.
Algunas mujeres pasan días enteros en cama, agotada por los síntomas, y otras se obligabas a levantarme y a seguir un ritmo más activo bajo el efecto de los analgésicos. Se les hace muy difícil trabajar, y realizar otras actividades, en pocas palabras llevar una vida normal.
Muchas veces se sienten frustradas, dado que la sintomatología de la enfermedad en cada caso en particular, es distinto, y no son notorios, y esto induce a que las mujeres, se mantenga siempre en un estado de incomprensión causándoles, mas allá del dolor físico que sienten, dolor en su alma, ya que la mujer tiene un rol en la vida social y en sus familias fundamental. Es muy significativo hablar de esta esta enfermedad que tan poca importancia se le da y que tan inhabilitantes”.
Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios