Mons. Urbanc : “El espíritu es principio de inspiración, marca la meta, orienta las decisiones y da fuerza para alcanzarla”

54

En la noche del martes 4 de diciembre, sexto día de la novena en honor a Nuestra Madre del Valle, rindieron su homenaje el Ámbito del Deporte estatal provincial y municipal, Clubes, Círculos, Federaciones, Asociaciones Automovilísticas, Club Autos de Época; Cámara de Comercio, Sindicato de Comercio, Centro de Empleados de Comercio, Asociación de Hoteles, Bares, Restaurantes y afines.

También se sumaron a esta acción de gracias, los egresados de la escuela José Cubas, del departamento Valle Viejo, quienes arribaron al Santuario Mariano vestidos de gala.

La celebración fue presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, quien en su homilía reflexionó sobre el Espíritu Santo como fuente de alegría y de auténtica espiritualidad cristiana, lo cual “nos viene muy bien para adentrarnos en la temática de nuestro tercer año de preparación al Jubileo para conmemorar los 400 años de ininterrumpida presencia de la Virgen del Valle entre sus hijos”, expresó.

Más adelante dijo que “el espíritu, ese halo invisible e inasible, juega un papel capital en toda empresa humana: es principio de inspiración, marca la meta, orienta las decisiones y da fuerza para alcanzarla. También las malas empresas tienen su espíritu, su mal espíritu. Existe el espíritu de la ira, de la venganza, de la ambición desmedida. Inspiran malos sentimientos, empujan a acciones destructivas”.

Luego se refirió al “espíritu, con mayúsculas, el Espíritu del Señor. Es un Espíritu que abre los ojos, el corazón y la mente, por eso da inteligencia y sabiduría; además, da coraje para actuar y hacer el bien: es un espíritu de consejo y valor; es el espíritu que está presente en toda experiencia genuinamente religiosa: por él nos sabemos en la presencia del Señor con ese respeto y veneración que llamamos ‘temor del Señor’. Como da inteligencia y sabiduría, permite juzgar con autenticidad y hacer justicia a los débiles, esto es, no inclinarse ante los poderosos. En ese espíritu se descubre la armonía de todo lo creado, en la que las diferencias no generan enemistad ni violencia. Por eso, este espíritu se extiende y abarca al mundo entero”.

“Si en nuestra vida cristiana dominan el pesimismo, la queja o el temor, es que todavía no nos hemos abierto de verdad al Espíritu que se posó en Jesús al salir del Jordán, el Espíritu en el que se alegra hoy, en el que nos invita a alegrarnos con él, pues la verdadera alegría, la que procede de las buenas noticias, de la Buena Noticia por excelencia: el Evangelio, Jesús de Nazaret, es contagiosa por naturaleza”, manifestó en otro tramo de su mensaje.

Finalmente pidió a la Madre del Valle, “que se pose sobre cada uno de nosotros el espíritu de sabiduría y entendimiento, el espíritu de consejo y fortaleza, el espíritu de ciencia y piedad, y el espíritu del santo temor del Señor. Que no juzguemos por apariencias, ni sentenciemos de oídas, que tratemos a los pobres con justicia y misericordia. Que la justicia, la compasión y la lealtad inspiren nuestro obrar de cada día”, y “concédenos que en nuestros días florezca la justicia, la misericordia, la amistad y la paz, como frutos de nuestra docilidad al Espíritu Santo, dador de toda genuina alegría. Que estemos dispuestos a convivir con los que piensan diferente, con los que nos han hecho sufrir, y con los que son indiferentes a los valores cristianos. En todo momento cuídanos para que no caigamos en tentación y líbranos del mal”.

En el momento de las ofrendas, los alumbrantes acercaron elementos, que se destinarán a la atención de los hermanos peregrinos, junto con los dones de pan y de vino.

Con el canto y la Oración del Año y Congreso Mariano Nacional, todos los presentes alabaron a la Madre del Valle.

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios