Volvieron los diputruchos

303

La oposición asegura que Cambiemos llegó al quórum con la ayuda de diputados que estaban por jurar o particulares que ocuparon bancas vacías para alcanzar el número mágico de 129 votos.

El oficialismo se esforzaba en desmentirlo con el listado de diputados que estuvieron en la sesión, pero los tiempos del debate dejaban algunos interrogantes.

Quienes debían jurar eran el santafesino Astrid Hummel y el porteño Jorge Enríquez y, al menos hasta esta noche, no hay registro fotográfico que los muestre sentados en sus bancas. “Nunca entré al recinto”, repetía Enríquez, después del escándalo.

Cambiemos difundió una imagen con sus bancas vacías y el quórum en pantalla, pero no se entiende porqué los diputados de los gobernadores, cuyo respaldo estaba más que garantizado, llegaron tarde y arriesgaron todo hasta frustrarlo.

Es que a las 14.30, como era de esperar, Agustín Rossi pidió levantar la sesión, Elisa Carrió propuso esperar un rato más y recién a las 14.35 empezaron a ocuparse algunas bancas del flamante interbloque federal, hasta marcar 129.

¿Por qué aparecieron en medio del caos? Según confesaron varios a LPO, sólo 15 de los 34 estaban decididos a ayudar con el quórum y hasta que no hubiera 114 no ingresarían, por temor a quedar escrachados en una sesión fallida.

Los fantasmas del diputrucho también aparecieron, sobre todo porque muchos diputados nuevos no eran conocidos. De hecho, el quórum lo dio el sanjuanino Walberto Allende sin que nadie supiera quién es.

Hacer sonar presente en una banca vacía es difícil, pero no imposible: alcanza con apoyar 48 kilos durante un rato. No hay evidencias de que haya ocurrido.

Cambiemos difundió el listado de los aliados para despejar dudas. Contó 105 propios, Allende, 3 diputados de Evolución radical (el bloque de Lousteau), Alfredo Olmedo, Alberto Roberti, 4 de Unión Por Córdoba, 4 del Frente de Misiones, 2 chaqueños y 3 tucumanos, todos leales a sus gobernadores.

Ahora bien, a las 14.30, de este grupo sólo podían verse el trío de Lousteau, Olmedo y los 3 santiagueños, que no podían explicarle a Massot porque los otros 3 comprovincianos no estaba en sus bancas.

Los otros aliados aparecieron después, justo cuando Rossi exigía levantar la sesión de una vez. Pero estuvieron y marcaron la mayoría que Cambiemos jura haber tenido, aunque luego alguno se levantó porque el número de 129 no volvió a verse. Varios se arrepintieron.

Compartir

Comenta Esta Noticia !

comentarios