Ensayo general de una fórmula de Llaryora con un sector de la UCR

POLITICA 30 de diciembre de 2022 Por Redacción
Myrian Prunotto, una de las intendentas radicales del Gran Córdoba, se anota como posible vice del candidato peronista. Repite el mantra schiarettista: "Hay que salir de la grieta por arriba".

63addf1723474_940_529!

Con la candidatura a gobernador de Martín Llaryora consolidada, en el peronismo cordobés la discusión pasa por quién lo acompañará en la fórmula. Están anotados Juan Manuel Llamosas, intendente de Río Cuarto, y Natalia de la Sota, diputada nacional y portadora del potente apellido del exgobernador. Otros dirigentes -como Martín Gill, intendente de Villa María y referente del Frente de Todos- reclaman "debate interno" y que no haya "peronistas excluidos", algo improbable si lo que se busca es contener al mundo K.

En este mar de peronistas, Llaryora repite que no descarta sumar a un extrapartidario o a un dirigente del radicalismo provincial, en el marco de una apertura y reconfiguración de Hacemos por Córdoba, la coalición que con absuelta centralidad del PJ gobierna Córdoba desde 1999.

Llaryora la intendenta radical de Estación Juárez Celman, una localidad del Gran Córdoba, Myrian Prunotto, quien comanda un grupo de intendentes y dirigentes albirrojos. Desde mediados de diciembre Prunotto conduce el Ente Metropolitano, un organismo motorizado por la Municipalidad de Córdoba y en el que confluyen ocho ciudades adyacentes a la capital, con la intención de gestionar servicios y procurar financiamiento para obra pública.

El ente, además de las cuestiones vinculadas a la gestión, es un punto central en la estrategia de Llaryora, que proyecta su campaña con la combinación de dos gestiones que aparecen en las encuestas como bien ponderadas: la provincial de Juan Schiaretti y la suya, en la ciudad de Córdoba y lo que derrama hacia las ciudades dormitorios del Gran Córdoba.

Prunotto dice que ella y los otros intendentes radicales que proyectan un eventual acuerdo con Llaryora no se fueron de Juntos por el Cambio, sino que los "expulsaron". "Nos dejaron fuera de la mesa de decisiones; nos ningunearon; ellos (la conducción de Juntos por el Cambio Córdoba) no creen en el diálogo. Nosotros creemos, como Facundo Manes y Juan Schiaretti, que para salir de esta crisis debemos saltar la grieta", dice Prunotto.

"Este hastío de la gente por la grieta, por los problemas que esta grieta generó, debe tener un correlato de la dirigencia. Coincidimos con Llaryora, al igual que Manes coincide con Schiaretti, es que debemos salir de la grieta por arriba. Y eso es no atacar, no hablar de enemigos y trabajar para construir", dice Prunotto, en un disparo hacia Luis Juez, quien sostiene que el "enemigo" a vencer es Hacemos por Córdoba.


En ese sentido, Prunotto elogia a Llaryora "porque es un intendente del interior, aunque hoy gestiona la Capital, que sabe qué necesita la gente, sabe que hay que escuchar para dar soluciones". También dice que por sumarse al proyecto de Llaryora no dejará de ser radical: "Siempre voy a ser radical, pero hoy la gente no vota partidos, sino personas e ideas". Ahí es cuando Luis Juez aparece como un límite para el grupo que se referencia en Prunotto.

De concretarse, la incorporación de Prunotto y otros intendentes a Hacemos por Córdoba (o el nombre que tenga la coalición en 2023) no será sin sobresaltos. En ambos lados. Por ejemplo, el intendente de Saldán (otra localidad del área metropolitana), el peronista Cayetano Canto, se quejó públicamente de que Prunotto sea evaluada como posible compañera de fórmula de Llaryora. "Dentro del peronismo hay mujeres con mucha experiencia para ocupar la vicegobernación", dijo Canto antes de mencionar a De la Sota y a la senadora Alejandra Vigo.

Prunotto responde que a ella no le interesa ser vicegobernadora, sino ocupar cargos ejecutivos, aunque entiende el peso simbólico que tendría que una intendenta radical ocupe el binomio del oficialismo. 

Te puede interesar